Blvrd. Francisco Medina Ascencio No. 3970 Lunes - Viernes 09:00-19:00 (322) 2262062

Blog

¿Cómo afecta a los hombres el Virus del Papiloma Humano? | Dr. Vallarta

¿Cómo afecta a los hombres el Virus del Papiloma Humano? | Dr. Vallarta

Sticky
  • Desgraciadamente en los tiempos actuales nos hemos hecho más conscientes de lo que la palabra “virus” significa y tristemente como sociedad hemos ampliado nuestro entendimiento de lo difícil que son y de lo diferente que funcionan a comparación de las bacterias y los hongos como agentes causantes de enfermedades.
  • El virus del papiloma humano mejor conocido como “VPH” es un agente que tiene alta afinidad como causante de enfermedad de transmisión sexual y de gran impacto en la salud femenina, pues es la causa principal de Cáncer cervicouterino. Desgraciadamente se desatiende la parte masculina como portadores de dicho virus y nos olvidamos que no pocos de ellos también padecen enfermedad activa, pero… ¿Cómo afecta el virus al hombre?, ¿Cómo se detecta? Y ¿se puede curar? Son solo algunas preguntas que no pocas personas en la actualidad se hacen día a día.
  • Primero debemos saber y recordar que existen diversos tipos de virus que afectan al hombre y a ciertas áreas de nuestro cuerpo, pues el virus tiene solo afinidad a ciertos tipos de células, en el caso del hombre casi siempre afecta la región genital y anal, teniendo alta afinidad a la piel de prepucio no circuncidado y a región del orificio del meato (orificio urinario).
  • Cuando una persona tiene verrugas en región genital y si a esto se le suman factores de riesgo en su comportamiento sexual, es muy probable que se haya adquirido dicho virus y este manifestando la enfermedad, pero ¿no tener verrugas o lesiones hace que una persona este exenta de virus? La respuesta es “NO”. Pues los virus más agresivos, sobre todo los catalogados de alto riesgo, pueden estar presentes sin manifestar lesión alguna y usualmente se suele encontrar como reflejo ante la presencia de lesiones cervicales en el papanicolao de la pareja sexual, lo que refleja la presencia de estos virus en el hombre.
  • Por ello el uso de preservativo como barrera siempre será de gran ayuda, una adecuada evaluación personalizada y determinar el tipo de enfermedad, extensión y localización, guiara al Urólogo a puerto seguro, ofreciéndole al paciente el tratamiento que mejor se acomoda a sus necesidades de salud; esto siempre será un primer gran paso a dar, sobre todo perder miedo a la evaluación del urólogo y a la realización de pruebas de laboratorio para poder diagnosticar la presencia del virus, lo cual es vital para evitar problemas de salud de gran impacto como es el cáncer en la mujer.

 

Dr. Leonardo Robles Sainz.

Urólogo.

read more
La Próstata... a mi no me va a crecer!!!

La Próstata... a mi no me va a crecer!!!

La idea clásica y relativamente subconsciente de todos los seres humanos es «a mi no me va a pasar» hasta que pasa y ese es el típico caso de la próstata, un órgano que todos los hombres tenemos pero del cual prácticamente no sabemos nada; o bien si sabemos, pero preferimos dejarlo de lado.

La glándula prostatica es un órgano que cumple su función adyuvante reproductiva en el ser humano, pero una vez ocurrido esto con el paso de los años y debido al aumento de la expectativa de vida actual, es indudable e irrefrenable el inicio posterior de los problemas de la misma, pero ¿cuales son dichos problemas?

El principal dejando en este articulo de lado el Cáncer es el crecimiento de la glándula prostatica o medicamente llamado «hiperplasia prostatica benigna»; tal cual lo indica el dibujo previo es un aumento lento y progresivo de la misma que irá obstruyendo de forma lenta la vía urinaria y eventualmente dará problemas para vaciar bien la vejiga, el chorro se hará lento, pausado, el vaciamiento será incompleto y nos orillara a levantarnos más ocasiones durante la noche para tratar de vaciarla y la vejiga se cansará del esfuerzo añadido eventualmente produciendo complicaciones como formación de piedras, infección de las vías urinarias, daño al riñón por reflujo de la orina hacia los mismos, sangrado de la próstata, etcetera.

Este problema nos acompañara a todos los hombres en el transcurso de nuestras vidas, la situación no es si… es cuando; ya que la próstata nos crece de diferente forma y tamaño a diferentes edades que ocasiona diferentes síntomas en todos los hombres. Estadísticamente la mitad de los varones a los 50 años de edad tienen problemas para vaciar su vejiga y el 90% a los 80 años de edad.

Es importante reconocer nuestra limitante humana y saber reconocer los síntomas cuando se presentan para buscar solución oportuna que será muy diferente a cada uno de nosotros dependiendo las diversas variables del problema ya que el manejo será medico o quirúrgico de acuerdo a la gravedad de los síntomas y tipo de crecimiento presente en la glándula;

Ser maduro física y mentalmente es saber reconocer y tratar este tipo de padecimientos a tiempo para poder limitar el daño causado y poder optar por una buena calidad de vida durante nuestra vida adulta, que es lo que nos ganamos después de tanto trabajar ¿no es cierto? y dime… ¿cuando fue la ultima vez que revisaste tu cuerpo?, considera seriamente está información y comparte para crear consciencia!!!

Dr. Leonardo Rafael Robles Sainz

Cirujano Urologo

Certificado Consejo Nacional Mexicano de Urología.

read more

Urología para ¡Mujeres!

Esto puede sonar como cliché o incluso levantar una ceja, pues acaso ¿No es la urologìa una especialidad para y por el hombre? al fin de cuentas las damas tienen al Ginecologo para atender sus necesidades de salud y por cierto lo hacen bastante bien, pero me gustaría aclarar ciertos puntos que pudieran ser de interés querido lector.

Primero y reafirmando el punto de la especialidad la urología es la rama de la medicina que atiende problemas médico quirúrgicos de la vía urinaria… así es orina! y hago la siguiente pregunta ¿Acaso las mujeres no tiene vía urinaria? ¿Están exentas de riñones o vejiga?. Si bien es cierto que es un hecho y suena extremadamente lógico, entonces porque es el común denominador social pensar lo contrario y ver al Urólogo como un especialista únicamente del hombre y esto es gracias a la creencia popular que sólo se atiende ciertas partes exclusivas del mismo, siendo eso una ínfima parte del trabajo de la especialidad y dejando a la mujer sin alternativas o herramientas de atención que a muchas de ellas las podría beneficiar.

Aclarando este punto me gustaría comentar algunas enfermedades de atención común que se pueden atender con enfoque urológico y que son mucho más frecuentes de lo que parece a simple vista cómo son las infecciones de vías urinarias, en particular aquellas frecuentes, recurrentes, que requieren múltiples tratamientos o esquemas y que poco o nada mejoran con tratamientos convencionales; otro gran problema es la incontinencia urinaria o la pérdida involuntaria de orina que requiere ser estudiada seriamente a fin de catalogarla y tratarla con éxito; ni se diga las famosas piedras en la vía urinaria que desde el lado femenino también tienden a presentarse de forma muy común; y ni hablar de los tumores de la vía urinaria que van tomando bastante fuerza en reciente época y las mujeres puede presentarlo al igual que los hombres.

Así que ya lo sabes y te pediría estimado lector me ayudes a romper este viejo tabú o mito que ayudará muchísimo a muchas mujeres allá afuera que buscan ayuda a su problema de salud, a visitar al Urólogo, no se diga más!!!

read more
El peligro de la automedicación

El peligro de la automedicación

La automedicación es la práctica común de ingerir o aplicar un medicamento sin consentimiento o previa información de los profesionales de la salud, y aún más grave, sin supervisión adecuado de efectos benéficos o adversos al mismo.

Está practica en México ha sido exhaustivamente aplicada por la población en general por diversas situaciones como el estigma social del enemigo médico, la falta de leyes que regulen correctamente su venta, la libre recomendación de su uso por parte de personal no medico e incluso la lucha de poderes en la industria farmacéutica que nutren al paciente con tanta información en su subconsciente que este ya no sabe que es lo mejor para su salud.

Es bien sabido que uno puede llegar a una farmacia, mirar el mostrador, preguntar al vendedor y comentarle vagamente un signo o síntoma para que este por el puro afán de vender (eso si se llama lucrar con la salud),recomiende un producto sin ninguna cédula de por medio, que los exime de cualquier situación adversa y los redime, pues si algo ocurre no hay forma comprobable ni imputable de responsabilidad la cual únicamente recae en la persona que compró y usó dicho producto.

Me gustaría dar un ejemplo claro de como la automedicación afecta la calidad de vida en el menor de los casos; en mi práctica urológica es extremadamente común el uso de cremas que se consiguen sin prescripción en la farmacia y las cuales al aplicarse sin control, por tiempos prolongados y sin conocer la fórmula, condicionan aún más síntomas que en un inicio intentaron curar; aquí me refiero a un tipo en particular de fármacos con efecto desinflamatorio muy potente conocido como «esteroides tópicos» que bien usados resultan extremadamente potentes y benéficos a la salud. Hay que tomar en cuenta el tipo de potencia para la zona a aplicar lo cual en la automedicación no se controla; este tipo de cremas produce a la larga un efecto de atrofia o pérdida de la capacidad regenerativa de la piel que produce estrías, deterioro y debilidad del tejido que afecta con síntomas por meses o años y lo único que lo alivia es aplicar nuevamente la crema en cuestión que poco a poco agrava aún más, cayendo en un circulo vicioso que al final por los estragos físicos y psicológicos terminan recurriendo en atención médica y desgraciadamente en este selecto grupo de pacientes no hay mucho que hacer, pues sus efectos son irreversibles. Suena terrible, cierto? y lo peor de todo es que está historia se repite todos los días en una gran cantidad de pacientes allá afuera gracias a este tipo de prácticas y a los únicos que se les achaca el mal uso de los fármacos siempre son a los médicos pues legalmente son los únicos facultados para prescripción de medicamentos, ósea que es al único que se le puede demandar y es triste, pues porque no demandar a los farmacéuticos que con sangre fría realizan este tipo de acciones o bien a los mismos pacientes que se automedican haciéndolos responsables por sus propias secuelas físicas y mentales producto de tales actos.

En resumen no se trata de buscar culpables sino crear consciencia y realizar las actividades apegadas a derecho y ética por el bien de todos y cada uno de nosotros… digamos no a la automedicación en cualquier contexto y busquemos siempre ayuda profesional y calificada!

read more

Shame does kill

Es muy común en nuestra sociedad actual, la tendencia a movilizarnos por comportamientos sociales grupales… es decir… a hacer y no hacer aquello que vemos que los demás hacen o dejan de hacer para encajar en los modelos de comportamiento social y que varian de acuerdo a los cambios climáticos del tiempo y la evolución del pensamiento. En el ámbito de la medicina sucede exactamente lo mismo.

Los estigmas del tiempo impidieron la evolución del pensamiento al mismo ritmo que la especialización medica se llevaba a cabo para resolver problemas y paradigmas clínicos cada vez más complejos; mientras en los laboratorios y hospitales el tiempo pasó de forma acelerada en las pequeñas ciudades y pueblos si apenas notaron alguna diferencia y esto fue permitiendo que la medicina se centrara una vez delimitando los factores de riesgo de algunas enfermedades en pautas estrictas de prevención tanto para evitar la enfermedad, otro tanto, para evitar el daño o el posterior deterioro.

En el pequeño mundo de la Urología que eventualmente se volvió un gigante, la situación fue de lo más raro pues difícilmente si se realiza una evaluación social se conoce la especialidad y si alguien la ha escuchado sin haberla requerido difícilmente sabra de que se trata y cuando por fin se conoce aparece la famosa frase machista del siglo pasado «mejor me muero antes de que alguien me toque o me revise» ya sea por excesivo pudor o por una vergüenza injustificada que desgraciadamente «si mata» y se lleva a muchos a la tumba.

Ponemos el clásico ejemplo del Cáncer de próstata, el cual es uno de los tumores más frecuentemente encontrados en el hombre de edad avanzada y no manifiesta ningún síntoma hasta que la enfermedad se encuentra progresando y el principal sitio de diseminación termina siendo el hueso… a cuantas personas conoce usted que siendo hombres en sus pequeños pueblos o localidades conoció y escucho por tener cancer en los huesos? yo recuerdo a varios y en su momento jamás me paso por la cabeza que un cáncer que hoy es potencialmente curable y detectable en edades tempranas mediante la simple prevención pudiera ser la causa de todo ello y cuando se conoce la forma adecuada de prevención, aún así, no acudimos a realizarla y la respuesta es muy simple… «me da pena» o «a mi no me va a pasar» o tal vez el clásico «de algo me he de morir», pues tristemente es una realidad que en muchos casos pudo haberse prevenido y cuando se encuentra uno en esos extremos difícilmente encontramos palabras para curar la frustración que causa el hecho de no haber optado por otro camino antes de que fuera demasiado tarde.

Es buen momento para madurar la mentalidad de prevención junto con las herramientas actuales y quitar el viejo taboo que tanto estorba y que día a día se cobra alguna vida en algún rincón de este pequeño mundo. Es momento de crear una sociedad más consciente y de entender que el rol medico llego para ayudar en lo humanamente posible gracias a las herramientas con las que contamos para ello y que pueden hacer mucho por nosotros y es momento de realizar este movimiento en masa y crear la nueva norma de revisión temprana y prevención.. hagamos de una vida saludable, la nueva norma para las futuras generaciones!

Dr. Leonardo Rafael Robles Sainz

Urología

read more
La medicina Institucional en México, perspectivas diferentes de un camino compartido.

Institutional medicine in Mexico, different perspectives of a shared path.*

Soy medico especialista, dedicado a la medicina privada de forma exclusiva por azares del destino y situaciones personales, entrenado como la gran mayoría en un hospital institucional en México y creo firmemente que la sociedad merece saber lo que se gesta entre bastidores en la lucha diaria entre enfermos, enfermedad, médicos y el sistema de salud mismo, siendo todos nosotros eslabones de una misma cadena que difícilmente se comprende y si así fuera la relación medico paciente y la medicina como tal en nuestro país mejoraría enormemente.

La noción general del publico usuario y no usuario de los sistemas de salud institucionales ha sido gravemente dañada por los años y corroída por ambos bandos debido al desgaste de un engranaje con poco mantenimiento… por un lado la poca tolerancia social y por otro el cansancio y la fatiga de los prestadores de servicios de salud y en ambos bandos un abismo de dificultades que debemos afrontar. El paciente débil, cansado, con recurso limitado en todos los aspectos sufriendo los embates psicológicos, familiares y sociales se ve expuesto a un torbellino de emociones que es difícilmente controlable, el personal medico por el otro expuesto a una rutina sin fin que debería cimentar en amor al prójimo y si bien impreso en su vocación  se ve progresivamente diezmado ante la falta de agradecimiento, la saturación del servicio, la carga laboral que va quemando día a día sin darnos cuenta del desgaste hasta que este produjo un efecto sustancial acumulado y sobre todo teniendo que afrontar la carencia interna de todo lo necesario para poder realizar el arte del servir de la mejor forma posible, sumando el crecimiento algorítmico poblacional que lo único que hace es empeorar la situación y a la mitad de todo ello, una cámara, un reportaje y una fotografía que lo único que hace es dejar constancia de como nos enfrentamos unos a otros creando corrosión que no hace sino empeorar las cosas a cada día que pasa y el único que pagara el precio siempre será el usuario.

convenios-de-intercambio-de-servicios_sistema-universal-de-salud_querétaro.png

La medicina institucional no es fácil, imaginemos por un momento un vehículo en movimiento continuo que trabaja arduamente en las peores condiciones climatológicas posibles, sin descanso ni tregua momentánea y al cual jamás se le detiene para darle mantenimiento, ni contemplar por un momento si requiere algo para seguir avanzando y aún así… camina. Y los usuarios subimos y bajamos de él en masa y a tropel sin siquiera pensar en ello a sabiendas que es nuestro y para beneficio propio y de nuestra gran nación; es un bien que tenemos que cuidar y atesorar junto con todo lo que ello conlleva.

Si bien el mantenimiento de este vehículo no le compete al usuario tampoco así le compete al chofer tener las refacciones para su mantenimiento ni las herramientas para su mejora y usualmente ambos, transitando el mismo camino son los que siempre terminan encontrando pretexto para ofender a la contraparte en cada brinco, tropiezo o bache en el camino, como si eso fuera a allanar la situación sin darnos cuenta que solo nos agriamos el trayecto.

Si ahora bien, hacemos un examen de humildad social y miramos un poco atrás nos daremos cuenta que por cada situación difícil, cada nota roja o cada comentario que desacredita a la institución existen cientos de historias no contadas de amor al prójimo, noches de vela trabajadas, maquinas y aparatos con su incesante «beep» que mantienen la vida de una persona, medicamentos que de no ser de esa forma en muchos casos serian inalcanzables, academia y docencia que forman a nuevas generaciones gracias a tantos padecimientos ajenos y aún más «gracias» de los que podemos contar en una sola vida humana.

hospital_publico.jpg

La solución definitiva a la problemática social no la poseen ni los usuarios de los sistemas de salud ni todas las personas que laboran dentro, pero lo que si tenemos somos unos a otros y nuestro compromiso mutuo de salir adelante. La cosa es muy sencilla… a ti personal de los servicios de salud independientemente del puesto y situación laboral invitarte a refrendar la vocación diaria con amor y paciencia, soportando la carga laboral y el exceso en ella pensando que todo esto será solo para engrandecerte enormemente en tu interior, agradecer el pan de cada día que sale de dicha labor y disfrutar el tiempo que inviertes en aquellos que llamamos «prójimo». Y a ti usuario de los sistemas de salud ser un verdadero «paciente», teniendo en mente que somos muchos y todos merecemos tiempo y atención de calidad, soportando la dura carga de tu enfermedad con amor y paciencia, siendo empático a otros que también sufren situaciones amargas y las ofrecen con esperanza, generando empatía y tolerancia con las personas que ofrecen el servicio y promoviendo una verdadera cultura de la «relación medico – paciente» como aquella que antes teníamos con nuestro medico del pueblo, agradeciendo a médicos, enfermeras, camilleros, personal de limpieza y mantenimiento y todos aquellos que se mueven detrás del telón para que el vehículo institucional no se detenga y siga en marcha un simple «gracias» que jamás dejara de ser la gasolina que nos alimenta como sociedad con aciertos y virtudes y porque no, con fallas y desperfectos que entre todos iremos arreglando en el camino.

Si hacemos que esto funcione tendremos un sistema perfectamente engrasado que no dejará de girar en torno a las necesidades que tenemos los unos y los otros y a la postre un mundo mejor!!!

Dr. Leonardo R. Robles Sainz / Urólogo

[simple-payment id=»83″]

 

read more

Once a year doesn't hurt

Hace poco entro caminando un paciente al consultorio, su rostro era alegre, vive en completa calma y despreocupado por la vida y la situación que lo llevo a ese lugar… se preguntaran si así era, entonces cual es el motivo que lo trajo aquí, pero en la ecuación no contemplaron el rostro y la ansiedad de su familia que lo acompañaba al comentarme que en una revisión previa en otro lugar se le urgió a ser intervenido de urgencia por un potencial Cáncer de Próstata (sobre esto hablaremos un poco más adelante).

Como en todos los casos y con todos los pacientes me di a la tarea de iniciar el protocolo desde 0 y recabar la mayor información disponible hasta el momento, y valorar los estudios ya realizados previamente encontrando en ellos evidencia que sugería de forma firme el diagnostico por el cual llegó, si bien ya altamente sospechado por la familia y bien sabido por el paciente en sus adentros. Aquí se preguntaran ¿Qué síntomas puede tener una persona con este tipo de diagnostico? y la respuesta en la mayoría de los casos es extremadamente sencilla: «Ninguno»

Al finalizar la fase de estudio se demostró efectivamente el problema y se le hizo saber a él y a toda su familia que inmediatamente entraron en estado de shock y ansiedad mientras el se percibía tranquilo e inamovible, pero no nos dejemos engañar… todos vemos a la tragedia o los problemas desde un enfoque diferente. Para fines de Privacidad des diré qué se llama Carlos y tiene 68 años de edad para tratar de ser más empáticos y ponernos en su lugar.

Lo que siguió a continuación fue una charla informativa sobre su enfermedad, los modelos pronósticos en su caso y las opciones terapéuticas a las que era acreedor en ese momento después de realizar todos los estudios de extensión para valorar la magnitud y diseminación de su problema, el cual para fines prácticos se encontraba mas allá de una situación con intención curativa y cerca de un proceso paliativo donde el objetivo es controlar la enfermedad pero sobre todo brindar calidad de vida física y psicológica que le permitan disfrutar en el transcurso de la misma a sus bienes más preciados y no hablo exclusivamente de los materiales.

Durante este proceso de diálogo llego a mí una de las preguntas más comunes que suelen hacer los pacientes o familiares en periodo de duelo psicológico: ¿Pudo haber sido diferente? ¿Pudo haberse prevenido? ¿Qué pudo haber cambiado o hecho diferente? Y la respuesta a está pregunta siempre es difícil pues en cuestiones de Cáncer no existe el absoluto, y la variabilidad de factores expresados en la ecuación puede llegar a ser aterradora, desde la impronta genética que vamos cargando como un traje hecho a la medida por nuestros antepasados, la exposición multifactorial a tóxicos, alimentos, bebidas, calidad y cantidad de actividad física, etc, etc y muchas veces a pesar de todos los cuidados la enfermedad se manifiesta… entonces que puede o pudo en este caso haber sido diferente?

Aquí es donde entra en juego una palabra que para mí es mágica y que debería tomar relevancia en nuestras vidas pues en muchos casos tiene una connotación un tanto… limitada! La palabra prevención aplicada en medicina no debe ser exclusiva a evitar que aparezca tal o cual enfermedad, lo cual es factible en muchos casos más no así en otros, sino a detectar oportunamente ciertas situaciones que ponen en peligro la vida o afectan la calidad de vida de forma temprana donde el armamento terapéutico permite una aproximación o enfoque distinto en etapas iniciales que otorguen una ventana de acción distinta.

Al fin de cuentas la noticia al final del día puede ser la misma ¿no es así?, pero lo que no es igual es la etapa del problema y él ofrecimiento al paciente que conlleve en muchos casos una oportunidad de curación que cambia completamente el panorama… parece lo mismo pero no es así y si te lo preguntas que noticia preferirías escuchar. Tienes Cáncer y podemos ayudarte ó tienes Cáncer y no podemos hacer nada por ti. La diferencia es absoluta y el impacto psicológico terriblemente diferente y la diferencia es tiempo y meter en el juego la palabra mágica «Prevención»

Ya hablaremos en otra entrada de forma especial en la manera de hacer prevención para este tipo de enfermedad, la edad y forma recomendable para llevarla a cabo, solo trato de dejar plasmada la idea de realizar los estudios pertinentes para está y otras afecciones una vez al año. Aquí solo se trata de hacer conciencia de la importancia de esta palabra y de cómo puede cambiar la vida de una persona, una familia entera e incluso una sociedad en vías de desarrollo.

Que Dios los bendiga… Feliz año nuevo 2019!!!

Dr. Leonardo R. Robles Sainz /Urología

read more

Integral Urology, health for everyone

Muchas veces requerimos atención médica basados en un síntoma, dolencia o padecimiento y lo primero que viene a nuestra mente es… ¿Quién es el encargado de atender este problema? ¿será mejor una consulta general para orientarme? o bien ¿busco directamente a un especialista? y si la respuesta es afirmativa a la última pregunta después viene el gran problema en algunos casos de ¿Cuál es el especialista que atiende el padecimiento relacionado a mi síntoma? Pues bien… muchas veces la respuesta es sencilla y otras veces no lo es tanto.

Y eso sucede específicamente en la Urología como especialidad, debido a varios factores y tabúes en nuestra sociedad que la estigmatizan como una especialidad aislada para los hombres y solo necesaria en casos donde otro médico o especialista refiera al paciente, o en situaciones donde difícilmente el enfermo sabe específicamente a quien acudir y es precisamente lo que este post trata de aclarar.

La Urología es la especialidad de las vías urinarias… si… así es! todas las vías urinarias, no solo al hombre, no solo en asuntos mínimos y que generan gran pena en el varón, sino de forma mucho mas compleja e integral y definitivamente mucho más allá que una sola revisión tan temida como es el tacto rectal.

Trayecto urinario

Las vías urinarias inician en el riñón, a través de un proceso sistemático y de carácter complejo, con la formación de la orina y este a su vez interconectado al resto del organismo en sus funciones sanguíneas y nerviosas que lo hace sujeto a estudio de forma aislada, y de allí pasando por los ureteres, hasta llegar a la vejiga urinaria y desembocar en el exterior… Esto es algo que solo un hombre haría? la respuesta es no.

La Urología como especialidad compete en su amplio campo de acción a hombres, mujeres y niños, atendiendo diversas enfermedades que se suscitan desde el nacimiento hasta el envejecimiento, pasando por las ciencias generales hasta la oncología o estudio de los tumores, atendiendo afecciones que afectan la calidad de vida como la incontinencia urinaria en mujeres, mejorando la calidad de vida en los hombres por padecimientos de próstata, previniendo y tratando la formación de piedras en la vía urinaria, etc, etc…

Saber y conocer con exactitud el campo de acción de la especialidad en cuestión puede ayudar en muchos casos que ni siquiera pensamos fueran posibles desde todos los puntos de vista. Conocer esta información y difundirla hasta que sea una constante en la mente de todos puede per se en muchísimos casos aclarar la gran duda con la que inicio está entrada y alguien en algún futuro lo podría llegar a agradecer!

Leonardo R. Robles Sainz / Urología

read more
en_USEnglish
es_ESSpanish en_USEnglish
Abrir chat